Make your own free website on Tripod.com
LIBROS DE ALVARO CRISTANCHO TOSCANO

ESA LUNA Y UN POEMA INOLVIDABLE Poesía

Home
QUERIDO HIJO Epístola
A LA ALTURA DE LOS PIES Novela Urbana
TEORIA ECONÓMICA ESTADO SOCIO 50% & 50%
ESA LUNA Y UN POEMA INOLVIDABLE Poesía
REJAS ME FALTABAN Poesía
CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA

ESA LUNA

Y

UN

POEMA INOLVIDABLE

 

 

 

 

 

VERSOS PARA LEER EN PAREJA

 

 

 

 

ALVARO CRISTANCHO TOSCANO

 

*
**

***

ALMA

EDITORIAL

La nueva era del Arte y la Literatura

LOS LIBROS EN LA RED

 

 

 

1.

Tú y la luna

 

Aquella noche amor...

te regalé la luna,

esas las recuerdas:

...la noche y ...la luna.

En ellas nos juntamos

desde donde estamos

¡...aunque ya no estemos!.

 

¡ Y nos miramos juntos,

atraves de la luna

me miras y te miro!

¡Tú me miras!, yo te veo...

metida con la luna.

 

¡La miramos... nos mira!

sin que digamos nada

sabe nuestros males;

sin que ella lo sepa,

es tuya... y es mía.

Nuestra es la luna.

...Esta luna nos mima.

 

Tú por las noches sales;

sales, como la luna.

y aunque te regalé,

una noche de luna,

desde esa noche tú...

tú... y la luna mías,

para siempre  mías.

¡...mías, para siempre.!

 

 

2.

Quisiera culparte lucero.

 

Esta hora de noche montana

despierto y veo tu rostro

junto  al cristal de  mi ventana;

y através de mi recuerdo

como el reflejo del espejo

desvarío, si estoy cuerdo.

 

No acierto a encontrarte;

más sí, te veo en todas partes.

Loco he salido a buscarte;

¡oh, lucero mío,  dime: dónde.

Estrella errante por los aires 

¡oh, guíame...!  ¡llévame...! Responde.

 

Tú estrella mía, ¿sabes dónde

se encuentra ella en el ahora?.

¡No me hagas sufrir...! díme dónde.

...Sé que también quiere volver

aunque por orgullo no lo haga.

A ti suplíco: - déjamela ver -.

 

¡Una nueva oportunidad!.

Bien sabes... ¡cuánto la amo!.

No soporto esta eternidad

pegado a su ventana lloro.

¡...de todos modos en raudales

derramo lágrimas como de oro!.

 

Ven a mi ventana o déjame;

pero dáme una respuesta.

¿Quedaste mudo lucero?: dime.

...Esta espera entre sollozos

acaba lentamente mi vida,

tráela ahora, a mis brazos.

 

Ve por ella a su aposento

moriré de todos modos, sabes:

tú serás culpable; ¡ lo siento!.

pude llevarla en mi crucero

más de su abandono soy culpable

!...quisiera culparte lucero!.

 

 

3.

Todos en la casa

 

Mira fija hacia el firmamento en cuanto llego,

y a ese lucero que tiembla de frío en la noche,

¡soy yo!,  ¡que tiemblo por ti!  ¡amada mía!; ... en esta noche

¡...ese lucero! que titila al mirarlo ¡soy yo que llego!.

 

Mucho antes del amanecer vida iré hasta tu puerta;

en esta noche de luna llena, serás toda mia... ¡mujer!

Antes que amanezca estarás conmigo, ¡...serás mi mujer!

¡Seré tuyo!. ¡Mi vida!, esta noche ábreme la puerta...

 

ábreme tu cuerpo yo te entrego mi alma entera.

se felíz. Entregame tu alma que yo te doy mi corazón.

tu ser se unirá al mío bajo la luna, ¡...oh corazón!

y la luna con su luz nos dará la protección entera.

 

...Y ya cuando amanezca,  enredada entre mis brazos;

sabrás por fin mañana, ¡...cuánto has ganado mi tesoro!.

El  mundo te llamará:  - ¡madre! - Más te adoro ¡oh, tesoro!

en tu vientre crecerá lo que llevaremos en los brazos.

 

crecerá  nuestro hijo,  será felíz a nuestro lado;

formará otra familia sin separarse de la casa.

Sus hijos serán nuestros nietos y todos en la casa

seremos felices. ¡ Dios los conserve  anuestro lado!.

 

 

4.

Dilo

 

Se ha quedado en mi cuerpo

aquí prendida esa humedad

como agua entre mis manos

como esa agua que bebes

como el beso que nos damos, dí:

como lo que tu quieras dilo.

 

Se ha quedado  tu aroma di

aquí metida entre mis poros

como la luz penetra al crisol

como la bruma en las mañanas

como caricia que me toca

como aliento al besarme.

 

Se ha quedado tu sonrisa di

aquí metida en las páginas

como la canción de cuna di

como poesía aprendida

como las primeras letras dilo

como lo que nunca olvidas di

 

Se ha quedado para siempre

aquí metida, aquí prendida.

Para simpre se ha quedado;

como eres, como hayas sido,

como quieras seremos dilo;

como quieras que te quiera;

como sea, podré quererte más.

 

5.

Esa luna

 

¡Te entregaste a mi bajo la luna!,

caí rendido amor a tus rodillas

me di enteramente a tus antojos.

 

¡...Entregaste tu amor bajo la luna!.

 

¡Te entregaste rendida de pasión!,

no podré olvidarte amada mía;

en mil besos me robaste el corazón.

 

¡Esa luna dulce... que miras con pasión!.

 

¡Tú la miras... yo te veo al mirarla!,

esa luna de poetas bohemios

es la culpable de mis desvelos por ti.

 

¡Tú la miras... yo no dejo de mirarla!.

 

 

6.

Ojos verdes

 

Esos verdes ojos de mar picado por el viento

esa mirada tuya revuelta de gran pasión

invitan a zambullirse en tus  cálidas aguas

déjame nadar tu mar; sabrás lo que por ti  siento.

 

Tus ojos dormilones de mar abierto en calma

con el verde de tu iris este amor enciende

hasta perderme en el sálobre sudor del corazón

¡...y consumirme en las profundidades de tu alma!.

 

Me invitan esos ojos tuyos que son mi tortura

a mirarte en las tardes bañarse en tus aguas

Picadas por los vientos surcados por gaviotas

Olas de mar abierto tu cuerpo tu ternura.

 

7.

Tu aliento y tu finura

 

Con aliento angelical

tu aliento en el mío

confundidos para siempre

nuestros tiernos labios.

 

En mil besitos  con ternura

hemos sellado este amor,

a la vez ese coqueteo

que me lle va a donde vayas.

 

A la altura de tu talle

estatura como diosa

el conjunto de pasiones

las enredaste en las mías.

 

Eres de caminar airosa,

de marcadas curvas tu talle;

tan exquisita tu aroma

cuando cruzas por la calle.

 

Sabes, admiro tu finura

y que buen porte tienes;

me seduces y te admiro

y me confortas si me besas.

 

8.

Rara tentación

 

Te veo y no me acostumbro

te tengo y no lo creo

al mirarte me despiertas

los deseos y pasiones

 

con tu andar eres volcán

esos deseos de tocarte

me estremecen tanto

que me llevan hasta ti

 

me sacudes me derribas

si te miran o me miras

me devuelves la confianza

que por instantes veo perdida.

 

rara tentación de medir tu talle

marcar tus curvas atrevidas

tocarte con mis manos torpes

llenarlas de pasión desenfrenada.

 

esa es la furia que despiertas

cual volcán en lava me derrites

todas mis fortalezas al rojo vivo

cual acero doblegas a tus formas.

 

 

9.

Cuando duermes

 

Imitas el canto de ballenas

cuando aun dormida

junto a mi me tocas

con ese ruido que producen

tus sueños placenteros en las noches

 

Plácida duermes por las noches

como un bebé entre mis brazos muda

me transportas y me llevas

a velar tus pesadillas y tus sueños

 

Al despertarte con mi aliento

me miras y  te duermes

sin que para nada te perturbes

al verme junto a ti prendido.

 

Amanece y anochece entre mis brazos

envuelto de caricias tu corpiño

el frío espanto en las noches gélidas

con mis besos y mi aliento cálido.

 

 

10.

Mientras duermes

 

Extender por tu piel

la palma de mi mano

oler con mis deseos

ese humor de diosa;

hablarte cuando callas

dentro de mis cobijas.

Te mueves   como un crío

abandonada entre mis brazos,

si dejo de tocarte, me reclamas

que por dentro estas temblando.

Ese olor a fruta fresca

me enreda y me domina;

me hace que olvide al mundo

para estarme contigo sin dormir

hasta el amanecer del nuevo día.

 

 

11.

No cambies por nada

 

Aprendí a quererte de este modo

me enseñaste a amarte como a nadie

me llenas  y me atas con tus formas

...me llenas cuando llegas,

...me matas cuando partes

 

Tu ausencia me desvela

tu presencia me confunde

tu ruido es un arrullo para mi

tu silencio prolongado es huracán enfurecido

no me prives de tu bulla.

Ni tu risa me la quites.

 

Jamás cambies por nada del mundo,

no me quites tu forma de ser

¡... sé tú misma!

Ni tus mañas acomodes a las mías,

ni tus taras corrijas.

¡... asi te conoci!

sigue tal cual eres.

¡... asi te conocí!

no cambies por nada

si cambias cambiaría

qué sería de los dos.

Qué será de mí si cambias,

un día de repente.

¿A dónde iremos?

Si... dejas de ser quien eres.

 

 

12.

No te alejes

 

En tus pasos siento llegar

en tus suspiros siento irme

con tu aliento en mi boca nazco

en tus miradas me conduces y me llevas

con tu voz  cantarina me estremece

con tu piel suave me derrumbas si me tocas.

 

no te alejes no ahora

quédate esta noche conmigo

mañana puedes irte...

Te irás pero vendrás de nuevo

...otros días otras aventuras

vendrán contigo si regresas.

 

13.

El Pago que merezco.

 

¡Nadie ha pagado por escribir...!

Escribir. Esta; ya es mi paga.

Recompensa a cuanto haga,

si ya al ciego puedo ir.

 

Escribir pende de un chispazo

leer tiene su ciencia

no es otra inteligencia,

nada se hace de un plumazo.

 

En noches de chispa encendida

en mí, apagada para otros

como cabalgando sobre potros

ahora escribo sin medida.

 

Despierta. La letra duerme

puedes atraparla en la pluma;

la palabra como la espuma,

debes de atraparla inerme.

 

¡Cuánto quisiera de paga!

si del precio nadie sabe

¿...cuánto al poeta? si sabe,

más con versos la vida propaga.

 

¿De que sirven los poetas?

¡...y para qué valen sus escritos!

si dejaran en los manuscritos

escondidas multiples facetas.

 

Al escritor, y a su desvelo...

no las medallas o los premios.

Cuanto producen bohemios

queda escrito en el cielo.

 

14.

Cuánto vale una lágrima

 

No sabía del valor de las lágrimas

cuando hice llorar

cuando me hicieron llorar

no sabía del valor de las lágrimas.

 

De pronto vi llorar de sentimiento a una dama

pegada a una ventana porque fue humillada

y se me salieron mis lágrimas al verla humillada

por ella supe cuánto vale la lágrima de una  dama.

 

 

 

 

                                         II PARTE

                            UN POEMA INOLVIDABLE

 

15.

Ahora que todavía estamos juntos

 

-I-

Ahora

que todavía

estamos juntos

plantemos un jardín

con nuestras manos,

con fragante rocío

en las mañanas

reguémoslo;

y al caer la tarde

recojamos sus pétalos

para que rendidos de sueño

descansen la noche entera;

y al despertar

de un nuevo día,

abran sus capullos

como ojos de niños y niñas

al despuntar el alba

en radiante lozanía.

...y si el destino los marchita,

los lloraremos

como lloran

los que se aman

al partir de viaje o al morir

el uno sin el otro

en día inesperado.

 

-II-

Ahora

que todavía

estamos juntos

enfilemos las estrellas

en un camino de indios 

desde la tierra

hasta el cielo

bordeando el arco iris;

como un gran rebaño

de blancas ovejitas

guiadas por niños y niñas

inocentes que las pastorean

aferrados del cayado de un lucero.

 

-III-

Ahora

que todavía

estamos juntos

aticemos la hoguera

de nuestros sueños

con la leña verde

desgarrada de los árboles

de nuestro huerto,

para que arda

como luminarias celestiales

y jamás se apague.

 

-IV-

ahora

que todavía

estamos  juntos

empapemonos de la lluvia

de este invierno

para que nos  moje

como a los sembrados

y a los techos;

que nos haga correr

bajo las nubes juguetonas

al destilar sobre la tierra

su trabajo y su encanto;

para hacer reir al campo

al brotar las flores nuevas;

dar verdor en las praderas

y tupirlas de alimento,

colgado de sus ramas y sus tallos

el fruto maduro y  fresco

que sirve de sustento.

 

-V-

Ahora

que todavía

estamos juntos

viajemos

con nuestra mirada

por el ancho cielo

al lado de bandadas

de pájaros errantes

que atraviezan el espacio

para ir en busca

de otro clima;

y desnudos como ellos

vistamos su plumaje

cubriendo nuestros cuerpos

repletos de alegría

con el color tejido

de sus múltiples ropajes.

...y si el cansancio

nos rindiera

echémonos sobre

la yerba verde

a bañarnos de sol;

y por las noches

recojamos en sestos

tejidos con seda

de gusanos verdes

los rayos de plata

que nos regala la luna.

 

-VI-

ahora

que todavía

estamos juntos

hablemos de todo

lo que los enamorados hablan.

del romance apasionado

que no han escrito los poetas,

ni han fabricado en sus nidos

canciones los turpiales,

ni los canarios en celo

al liberarlos de sus jaulas

han cantado la purga de una pena

cometida con su inigualable canto.

 

-VII-

ahora

que todavía

estamos juntos

tejamos mantas de gloria

para arroparnos,

como teje con su pico

el arrendajo el nido

donde cubre con sus alas

los huevos a empollar.

tejamos sueños

como teje el jilguero

en su canto

esas canciones

que despiertan

al universo entero.

Como el ruiseñor

en las mañanas

teje melodías

y despierta envidias...

tejamos juntos

este mundo de amor

para los dos en este día.

 

-VIII-

Ahora

que todavía 

estamos juntos

bebamos del almibar

en el cáliz de las flores

del panal de las abejas

robemos su dulzura,

habitemos las termitas

construídas por hormigas

que en colonias las fabrican.

 

-IX-

ahora

que todavía

estás conmigo

invitemos al amor

a vivir en nuestra casa

a hacernos compañía,

para que la envidia

se espante de esta tienda.

 

-X-

ahora

que todavía

estamos juntos

plantemos jardines en los bosques

retupamos de buenaza 

el espesor de la selva calva.

sembremos de delfines

al amazonas y las fuentes

cristalinas de agua salvemos

esas  que aún no hemos

manchado con detergente

ni desechos industriales.

Bañémonos con espuma

aromada de flores silvestres

y cubrámonos de la blonda

de que están hechas las nubes.

 

-XI-

Ahora

que todavía

estás conmigo ves:

hemos levantado a pulso

todo este inmenso imperio

sacado de la nada;

para que el mundo vea

cuanto nos amamos

y comprendan

del poder del amor

porque el amor

lo puede todo

lo construye todo,

construye,

jamás derriba,

jamás divide,

jamás es mala compañía.

cerquémos nuestra felicidad

con mojones de estrellas,

alinderemos con ardiente

celo este amor que profesamos.

 

-XII-

Ahora

que todavía

estamos juntos

aliméntame de tu trigo

dáme de tu pan

dáme de tu jugo,

cada mañana

abre conmigo

el surco de la dicha

forjemos juntos

la esperanza.

ventea el tamo y el sisco

de nuestra mesa

échalos al viento

en el remolinos de ausencia,

con tal de limpiar

la harina que nos fortalece

amasemosla desde ahora,

armemos con ella bocados

deliciosos en diminutas figuritas

de eternidad.

cubramos con polvo

de oro nuestra masa 

mojemosla  con el sudor

de las mañanas;

y al calor de nuestros cuerpos

humedecidos de alegría

doremos el pan que comeremos

por el resto de la vida.

 

-XIII-

Ahora

que todavía

estamos juntos

crucemos a nado

este inmenso mar de dudas,

prendidos de la mano;

enfrentemos al dolor,

ahuyentemos al miedo,

levantemos

esta ola de terror

que nos sacude

y empujemos

fuera la violencia

que cubre al mundo;

hagamos que crezcan

generaciones completas

a lado y lado de nuestra estancia

como crece en los campos la hierba

sin rencor ni miedo ni violencia.

 

-XIV-

Ahora

que todavía

estamos juntos

andemos los caminos 

agarrados de la mano

y dejemos huellas

sembradas por doquiera,

por donde vayamos

por donde viajemos,

por donde pisemos

surcos en la arena,

en el mar y en el espacio,

en el fuego y en el viento

podrán verse a lo lejos

nuestras  huellas.

...y en las alas gigantescas

de un condor jovencito

echémonos a volar

con nuestros sueños

y viajemos sobre ellas

a través del tiempo.

 

-XV-

Ahora

que todavía

estamos juntos

elevemos  la cometa

de nuestros sueños

hasta verla perderse

entre la espesura

de las nubes;

y que el cordel

invisible para el mundo

sea tan fuerte y visible

para los dos...

que nunca se reviente.

 

-XVI-

Ahora

que todavía

estamos juntos

sostengamos

con nuestras manos encallecidas

el destino de los tiempos

y los relojes en el mundo

por nosotros se detengan,

que las nubes viajen

a la altura de nuestras piernas,

bajísimo muy a la altura

de nuestros pasos

sin que sobrepasen

nuestro andar.

 

-XVII-

Ahora

que todavía

estamos juntos

hagamos que el sol

se meta en una diminuta

cajita de sorpresas,

para regar su luz

cuando la abran

nuestros hijos

con sus inocentes manos;

y que la luna

con todas las estrellas,

caigan rendidas a los pies

de quienes como nosotros

duermen este sueño,

sueño...de grandeza.

 

-XVIII-

Ahora

que todavía

estamos juntos en el ahora

y el ahora nos pertenece

hagamos de nosotros

este sueño;

para que al dormir

el sueño de la muerte

no nos sorprenda la nostalgia

de no habernos amado

ni la mortaja de pesares

caiga sobre nuestros cuerpos .

 

-XIX-

Ahora

que estás

junto a mí 

acaríciame

consciénteme

bésame

lléname de ti

disfrútame

compláceme

rodeáme de tu fortaleza

dáme tu seguridad

bebe de mi agua

calma tus ansias

embríagate con  mi licor

espanta los fantasmas

de las dudas,

exhorcisa los hechizos

del pasado; toma mi amor

conjura el tiempo

con este elixir para que jamás

la vejez nos llegue

ni conozca nuestra muerte

el tiempo ni  la historia.

 

-XX-

ahora

que todavía

estamos vivos

aferrados de este sueño...

nuestro sueño...

jamás vivido hasta ahora.

...volvamos al huerto

que hemos plantado

en el principio

en aquel barbecho

que ha florecido,

ahí viviremos

hasta el fin del fin

¡Qué Nos cuesta!.

solo nos queda

vivir el ahora

¿qué podría costarnos?

si tu eres mi ahora

soy lo que buscabas

desde siempre.

Eres mi meta y he llegado

hasta aquí al encontrarte.

 

 

FIN

 

Enter content here

Enter supporting content here